Suecia: Maxida Märak, artista y activista

El pueblo lapón es el pueblo indígena de Suecia. La intensa actividad minera y de explotación de otros recursos naturales en sus tierras ancestrales amenaza sus medios de subsistencia, su cultura y su supervivencia. Suecia ha sido criticado por la ONU por no respetar los derechos fundamentales de los pueblos indígenas, entre ellos el derecho básico al territorio. Pese a que representantes y activistas lapones piden que se suspendan las nuevas concesiones a empresas mineras en Laponia (región del norte de Suecia, Noruega, Finlandia y Rusia que conforma las tierras ancestrales del pueblo lapón) hasta que se haya garantizado el derecho indígena al consentimiento libre, previo e informado, hasta ahora sus demandas han sido ignoradas.

Mira el vídeo de Amnistía Internacional Suecia con la artista y activista Maxida Märak:

 

“Pertenezco a un pueblo que transita entre varios mundos.”

Texto y entrevista de Joanna Backman y Johanna Westeson, Amnistía Internacional Suecia

– Formo parte de una cultura enteramente dependiente del ciclo de la naturaleza. Nuestra forma de vida reside en la interrelación entre el bosque y las montañas. Mi pueblo sigue al viento, el agua y el reno. Pero parece que en la sociedad de hoy no hay sitio para nosotros, dice Maxida Märak.

Maxida Märak es activista política por los derechos de los pueblos indígenas y cantante y productora. Haber crecido en Jokkmokk y vivido en Estocolmo en distintos periodos de su vida le ha proporcionado lo mejor de los dos mundos, lo que se trasluce en su activismo y su trabajo musical. Pese a que en la actualidad reside en Estocolmo, Laponia (región del norte de Suecia, Noruega, Finlandia y Rusia que constituye las tierras ancestrales del pueblo lapón) ha estado siempre muy presente en su vida y su producción artística. La lucha por los derechos del pueblo lapón ha sido siempre un componente nuclear de su trabajo creativo.

– El Estado sueco lleva siglos sometiendo al pueblo lapón a discriminación y abusos contra los derechos humanos. El gobierno sueco nos ha robado nuestras tierras y explotado nuestro territorio. El pueblo lapón ha sido convertido al cristianismo por la fuerza, colocado en “escuelas nómadas” y sometido a exámenes biológicos raciales. Nuestros tambores tradicionales, utilizados por los noaidi (chamanes lapones) han sido destruidos. Hoy en día, apenas quedan 70 tambores en el mundo, dice Maxida.

Una de las luchas principales que se libran en Laponia en la actualidad tiene como objetivo el sector minero.

En amplias zonas de las tierras ancestrales laponas se está extrayendo mineral a gran escala a expensas del medio ambiente, los medios de vida del pueblo lapón y sus valores culturales. En el equilibrio de intereses que debe considerarse cuando el Estado valora la concesión de permisos de extracción minera, el derecho lapón al territorio tiende a verse como un “interés económico” entre otros. Las concesiones de explotación minera se deniegan en muy raras ocasiones y los recursos del pueblo lapón se desestiman. El problema no termina aquí. Suecia aplica uno de los impuestos a la minería más bajos del mundo, lo que permite a los empresarios explotar la tierra sin asumir mayores riesgos y sin la obligación de hacer devolución alguna a la comunidad local.

A menudo, las empresas mineras extranjeras se marchan sin tomar medidas para mitigar los daños ocasionados, y restaurar la tierra es prácticamente imposible. La tierra es un elemento central de la cultura y la supervivencia del pueblo lapón, tanto en relación con la cría de renos como con otros de sus medios de vida, como la caza, la pesca, la artesanía y la espiritualidad. La rápida expansión de las actividades mineras representa una amenaza directa para la cría de renos y otros medios de vida lapones y, por tanto, para la cultura lapona en su conjunto. Según el derecho internacional, el pueblo lapón, al igual que el resto de los pueblos indígenas, tiene derecho al consentimiento libre, previo e informado en relación con cualquier explotación de sus tierras ancestrales. Varias agencias de la ONU han señalado que Suecia infringe de manera habitual este principio central de derechos humanos.

Maxida es una figura principal en la lucha del pueblo lapón contra la industria minera, y lleva años luchado incansablemente. Ha gritado más alto que nadie, detenido coches, ocupado casas, cuestionado a directivos empresariales y a políticos. Ha bloqueado calles, organizado conciertos en el bosque para protestar. Ha organizado manifestaciones. En 2004, junto con otros y otras activistas, organizó la conocida incursión de los renos  (reindeer rajd) en el mercado de invierno de Jokkmokk (Suecia), a modo de protesta silenciosa contra el sector minero.

– En la actualidad hay unas mil operaciones de prospección minera en Suecia. La mayor parte de ellas se llevan a cabo en nuestras tierras ancestrales. A Suecia le gusta hablar sobre lo mal que otros países tratan a sus pueblos indígenas y sobre cómo sus políticos interfieren en sus tierras y las explotan, pero los políticos suecos tienden a no hablar sobre lo que ocurre aquí, que es exactamente lo mismo. Se rechazan nuestras peticiones. Se ignoran nuestras protestas. No se escuchan nuestras voces. Deseo vivir en una sociedad en la que Laponia y la cultura lapona sean la norma. Una sociedad en la que nuestra forma de vivir y nuestras tradiciones sean tan valoradas como las suecas. Entonces se nos vería y nuestra forma de vida contaría. Ese es mi objetivo, y jamás dejaré de perseguirlo, afirma Maxida Märak.

Amnistía lucha por los derechos de los pueblos indígenas en muchas partes del mundo. Estamos celebrando el décimo aniversario de la aprobación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, texto pionero que reúne los derechos esenciales de los pueblos indígenas de todos los continentes. Amnistía Internacional Suecia continuará luchando por los derechos del pueblo lapón. En 2016, el Día del Pueblo Lapón expresamos nuestro apoyo a la constitución de una Comisión de la Verdad sobre el Pueblo Lapón, que consideramos necesaria para que el gobierno sueco asuma las violaciones de los derechos humanos históricas y actuales cometidas contra el pueblo lapón y efectúe reparaciones.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s